La teoría de los cristales rotos

wikimedia broken windows

En los años 1980 los sociólogos James Q. Wilson y George L. Kelling propusieron una nueva teoría… los pequeños desperfectos y vandalismos que no se solucionan en poco tiempo… ¿animan a que los destrozos crezcan en intensidad?

La teoría no solo animaba a solucionar los desperfectos lo antes posible, también se imponía la tolerancia cero con los pequeños delitos y vandalismos: se persiguió de manera implacable a las personas que se colaban en los transportes públicos sin pagar, los que orinaban en las calles o aquellos que pintaban graffitis.

La combinación de ambos elementos, un entorno ordenado y la disminución de la impunidad, permitían rebajar la escalada delictiva, disminuir la sensación de impunidad, manteniendo los niveles en ratios inferiores a los detectados anteriormente.

En este vídeo nos explican un poco mejor la teoría de las ventanas rotas

El origen de la delincuencia no esta en la pobreza, si no en atavismos humanos sociales. Esta en dejar signos de falta de control, de falta de autoridad.

Una ventana rota en un coche inicia una reacción de delincuencia en aumento en todo lugar y cultura.

Cuando los ciudadanos buenos y civilizado ven que pueden saltarse a la torera alguna norma sin que haya consecuencias para ellos, podrían probar a hacerlo, y normalmente lo harán. Lo harán por resentimiento, por sentirse mas libres, mas poderosos, para imponerse…

En realidad las leyes se crean para evitar las cosas que generan descontrol social, violencia o delincuencia, inseguridad.

Al margen de centrarse y de catalogar como delitos expresiones que muchas veces son arte (como los graffitis), resulta interesante comprobar que aumentar la visibilidad de las autoridades punitivas es un mecanismo fácil de implantar y que mejora el respeto a las normas… despertando el eterno debate libertad vs autoridad.
banksy if graffiti changed anythink it would be illegal

Sus observaciones se pusieron a prueba en ciudades estadounidenses como Alburquerque, Lowel o New York y en varias localidades holandesas y en todas parecía confirmarse…

En España, y en un ecosistema diferente, podríamos poner el ejemplo de la aprobación del carnet de conducir por puntos en 2006

Previamente, las campañas de sensibilización nos informaban que corríamos peligros, que no cometiésemos imprudencias, que arriesgábamos nuestras vidas y las de nuestros seres queridos, etc… estaban orientadas a educarnos…

La campaña del carnet por puntos era únicamente punitiva y basada en el aumento de las multas y mecanismos de control como los radares o los juicios rápidos.

Aún así, nadie puede negar que funcionó ya que en los 5 primeros años se redujo 43% el número de muertes en las carreteras españolas.

Fue más útil multar, que educar.

Como en los casos de la teoría de los cristales rotos, hay mucho debate sobre si esas mejoras son 100% aplicables a la implantación de estas medidas. Es difícil asegurar la correlación directa en temas tan complejos como las interacciones sociales:

La disminución de las muertes en carretera… ¿Se deben al carnet por puntos o a la mejora tecnológica de los coches? ¿o a la mayor sensibilización de la población? ¿a todas ellas, quizás?

La disminución de los delitos ¿Se debe a la aplicación de mayores controles o a la mejora económica de la ciudad? ¿o a la disminución del consumo de crack entre la población? ¿a todas ellas, quizás?

Lo que me recuerda un graffiti que estuvo muchos años pintado sobre la fachada de un instituto en A Coruña…

Legalidad no es justicia

Como siempre, en la mesura está la virtud…

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *